martes, 11 de noviembre de 2014

Salto ecuestre de obstáculos




El salto es una disciplina dentro de la equitación que consiste en un acontecimiento sincronizado juzgado en la capacidad del caballo y del jinete de saltar sobre una serie de obstáculos, en un orden dado. Esta disciplina es una de las más populares de los deportes ecuestres y una de las más practicadas por los jinetes de hoy en día, además es la más moderna especialidad del deporte ecuestre, que ha venido a convertir al deporte clásico de la equitación en un deporte espectáculo.



Obstáculos

En los saltos de obstáculos hay distintas categorias, en función de tu edad y de tu nivel. Igualmente hay muchos tipos de saltos con los que nos encontraremos, distinguiendo entre tres tipos de categorias:
  • VerticalesSon saltos aislados, que requieren una velocidad no muy alta para que el caballo pueda llegar sin tocarlo. Para el caballo, estos saltos son los más difíciles, ya que el caballo necesita acercarse lo máximo posible al salto para pasarlo de forma suave y redondeado. Dentro de los saltos verticales podemos encontrarnos con: tablones, muros, cancelas o barras aisladas puestas de muchas formas.
  • FondoEstos saltos están compuestos en dos o tres partes. Consisten en una barra delante y otra detrás, dejando un espacio entre ellas. Cuanto más ancho sea el espacio entre las barras, más se tendrá que estirar el caballo. Este salto es complicado y requiere mucho esfuerzo del caballo, ya que es un salto en vertical, dependiendo de la altura de las barras y un salto en horizontal, dependiendo de la distancia entre la primera y la segunda barra. El diseño de estos saltos puede variar, podemos encontrarnos con fondos de tres barras, que son las voleas escalonadas o con fondos donde las dos barras están a la misma altura.
  • CombinaciónSon varios saltos juntos. Distinguimos: dobles: en donde hay uno o dos trancos entre dos saltos verticales o fondos; triples: son tres saltos, verticales o fondos, con uno o dos trancos entre ellos; y, caer y partir: son combinaciones en los que no hay tranco de por medio, requieren un allegada controlada, equilibrada y perfecta, en la que el caballo aprende a sentarse sobre los pies y equilibrarse solo.


La postura del jinete

Al conjunto de caballo y jínete o amazona también se les denomina «binomio». Como siempre, el equilibrio es la base del salto. La práctica, la constancia y la habilidad, por supuesto también influyen.

La parte inferior de la pierna es la parte más importante, no hay que moverla durante el salto, debe estar fuerte soportando el resto del cuerpo. El jinete debe mantener su peso sobre el centro de gravedad del caballo. No adelantarse, no retrasarse al movimiento.

Los talones no se deben subir, para eso, hay que subir los estribos uno o dos puntos, ya que si son demasiado largos, las piernas se irán para atrás y será imposible doblarse hacia alante con el caballo. Si los estribos los acortamos demasiado, serán ineficaces. 

Nuestro cuerpo debe doblarse desde la cadera, como en la foto, con la espalda derecha. Los hombros relajados, las manos estiradas hacia delante, hacia el cuello del caballo.

Hay que tener en cuenta que durante el salto, caballo y jinete deben convertirse en uno sólo, es decir, el jinete debe ser el complemento del caballo, acompañandole, notando sus trancos, su batida.



Defectos comunes

Es normal que cuando empiezas a saltar, y a medida que vas entrenando cojas vicios y defectos. Cuanto antes se sepan, antes se corregirán. La constancia y el entusiasmo del jinete por aprender serán claves para evitar malas costumbres y para avanzar rápidamente de nivel.

Tres de los defectos más comunes son:
  • Colgarse: Es el tirón de boca al caballo. Suele ocurrir porque el jinete no ha mantenido el equilibrio durante el salto. El caballo ha batido y el jinete se ha quedado atrás, agarrado a las riendas, por seguridad, y tirando de la boca del caballo. Para evitar esto, entrene con saltos bajos, hasta que note la batida del caballo y sepa doblar su cadera al compás del salto.
  • Manos: Las manos deben ir suaves, delante del salto jugando con ellas para que el caballo note que vamos encima, que mandamos, pero dejándole libertad para estirar el cuello durante el salto.
  • Apoyo: Soltar el apoyo delante de un salto es uno de los defectos más comunes que se dan. Cuando el caballo ya está encarado al salto, el jinete pierde el contacto en el último tranco del caballo, es lo contrario que las manos fijas. Esto hace que el caballo pierda confianza, que crea que el jinete ha decidido que no quiere saltar y así lo único que conseguirá será que el caballo se le salga del salto o que salte por instinto y que en el próximo salto sea el quien decida si salta o no. El contacto debe ser constante durante el salto.


Reglas

Las reglas han ido variando desde su implantación como disciplina ecuestre, teniendo cada federación nacional la capacidad de determinar diferentes modalidades y reglas, aunque es la Federación Ecuestre Internacional (FEI) la que dicta el reglamento para los concursos internacionales oficiales, los juegos ecuestres mundiales, los concursos de los juegos olímpicos y los récords mundiales de salto.

En los concursos de saltos los tipos de penalizaciones son:
  • Por derribo de un obstáculo, por una extremidad en el agua o por cualquier huella dejada sobre el listón que delimita el salto de la ría por el lado de la recepción.
  • Por una desobediencia. Se consideran desobediencias: el rehúse, la escapada y la defensa. El círculo más o menos regular o serie de círculos ejecutados en cualquier parte de la pista y por cualquier razón. Es también una desobediencia el círculo o círculos alrededor del último obstáculo saltado, a menos que el trazado del recorrido así lo requiera.
  • Por un error de recorrido. Se consideran errores de recorrido cuando el participante: no efectúa el recorrido conforme el gráfico fijado, no cruza la línea de salida o la de llegada entre las banderas en la correcta dirección, omite los pasos obligados, no salta los obstáculos en el orden o en el sentido indicado, excepto en algunas pruebas especiales, salta o intenta saltar un obstáculo que no forma parte del recorrido u olvida saltar un obstáculo.
  • Por la caída del caballo y/o del jinete o amazona. Se consideran caídas del jinete o la amazona cuando hayan tocado el suelo, o si para volver a la silla necesitan recurrir a un apoyo o ayuda exterior, de cualquier naturaleza que sea. Se considera caída del caballo cuando la espalda y la cadera del mismo han tocado el suelo o el obstáculo y el suelo.
  • Por ayuda oficiosa prohibida.
  • Por excederse del tiempo concedido o del tiempo límite.
La silla de montar del jinete o de la amazona, indispensable para que el movimiento posterior del caballo en el momento del salto sea más eficaz y así, evitar un derribo por parte del caballo, no está reglamentada, con excepción de que las aciones y los estribos (también el estribo de seguridad) deben colgar en libertad del enganche de la silla de montar y del exterior del faldón, sin que se admita cualquier otro método de fijación y sin que el jinete o amazona pueda atar directa o indirectamente una parte de su cuerpo a la silla de montar. En algunas modalidades de salto se puede juzgar el modo de montar, como las de monta a la amazona o en las demonta a pelo.

El ganador es el competidor que tenga menos penalizaciones y obtenga un menor tiempo, a pesar de que existen algunas pruebas sin cronómetro tasado y algunas pruebas sin tiempo límite. Además, existe la modalidad de tiempo óptimo, que consiste que el ganador es el binomio que termina con el tiempo más próximo al tiempo ideal del recorrido.

Fotografías del cursillo de salto 2014 en Yeguada Riaza






2 comentarios:

  1. Me parece una manera muy bonita de enseñar a la gente en que consiste la disciplina del salto.
    Fabuloso, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Intentaremos transmitir cultura del caballo en este blog.

      Eliminar